Exposición realizada en las Torres Hejduk de la Ciudad de la Cultura de Santiago de Compostela. En el exterior, se encuentra un individuo que surge de la tierra, interrogando con la mirada a otro, que forma un pórtico antropomorfo que, a través de sus brazos crea la entrada al interior de las torres. Ambos personajes, el que solicita y el que da acceso, son el mismo. La escena representa una especie de inmersión emocional, un ejercicio de introspección, que permite visualizar el mundo emocional que se desarrolla en el interior.

En la primera torre, el visitante se encontrará con una reunión de personajes que escuchan a un líder, creador de una realidad intelectual que se materializa para ellos. Consta de una gran cabeza, que simboliza sus creencias, y dos figuras suspendidas, una a la derecha y otra a la izquierda –representando que las cosas pueden ser de una manera o su opuesta–.

En la segunda torre, la muestra ofrece una serie de pequeños montajes que escenifican diferentes actitudes en la relación interpersonal, reflejando la influencia emocional de unos individuos sobre otros. El poder psicológico cómo fuerza determinante de nuestro comportamiento social.

Reafirmando este acto introspectivo, los diferentes actores se repiten en distintas situaciones e interpretando distintos papeles. Las imágenes se reducen a cabezas como síntesis de sus momentos emocionales.

Ante todo es una reflexión sobre el papel de la convicción: cómo somos capaces de crear realidades paralelas que son más determinantes que el mundo físico.

Interacciones (vista general)
Ulises 107 x 81 x 72 cm.
Pórtico de entrada 300 x 95 x 145 cm.
La Revelación (vista 1)
Interacciones (detalle)
Interacciones (detalle)
Interacciones (detalle)
La Revelación (vista 3)
La Revelación (vista 1)